“El Jóven Lennon”

Hace medio minuto que he terminado de leer el libro “El Jóven Lennon”, de Jordi Sierra i Fabra. Tengo esa sensación de vacío que se tiene al acabar un libro, especialmente un buen libro, como es este.

Tantos sentimientos, información y sensaciones que asimilaba y que llenaban mi cabeza en el tiempo en el que leía, me han dejado irónicamente vacía.

También he de admitir que me encuentro un poco… extraña. Quiero decir, me siento un poco rara después de la llantina incontrolada y desconsolada que me he pegado al recordar la muerte injusta y absurda de John Lennon. Como dice Jordi (el escritor) en el epílogo del libro: “El hombre que destinó parte de su vida a la causa de la paz, que amó al mundo y supo crear uno de los sueños más hermosos de la historia, cayó de esta forma, víctima de la violencia inútil del siglo XX. El futuro había terminado.”

No voy a contar de qué va el libro, pues con el título ya se supone y en muchos sitios web se encuentran resúmenes. No, quiero exponer algunas citas del libro que me han llegado realmente. No lo habrían hecho de no ser por el fantástico escritor, Jordi Sierra i Fabra. Es maravilloso. Da una esencia al libro que te hace flotar sobre la historia, imginar todo lo que ocurre no solo en el exterior, sino también en el interior de los personajes. Es como leer poesía en prosa. O como leer un canción, más bien.

Ahí van las que van dentro de la historia en sí:

“Un cúmulo de armonías fuertes, incisivas, viscerales, que surgían de una voz extraordinaria, envuelta en una instrumentación vital, escueta pero rebosante de energía, los dominó.”

“Cada sueño era la anarquía de la mente, la revolucionaria rebelión de su inconformismo.”

“¿Por qué le obligaban a entender a los demás y nadie, nadie, le entendía a él?”

“No queremos ser lo que vosotros queráis que seamos, sino lo que nosotros
deseamos ser.”

“-¿Qué hay de aquel guitarra, Paul? -preguntó.
-¿Harrison?
-Sí.
Paul le guiñó un ojo.
-Localizable y libre -aseguró.
-Entonces, llámale. A ver si mañana podemos tener una primera toma de
contacto.”

“La frustración de hoy era la energía de mañana; el golpe de ayer, la experiencia del presente.”

“Tía Mimi pasó una mano por sus cabellos, excesivamente largos. Tuvo el presentimiento de que, al hacerlo, un sinfín de notas musicales caía de ellos, tintineando a su alrededor, hasta desaparecer en el aire, no sin antes haber forjado una tenue melodía.”

Y una especial del epílogo:

“Los Beatles hicieron más que ningún otro artista conocido, logrando que por primera vez el mundo viviera en una singular armonía. Durante ocho años se dijo que ni un solo instante había dejado de sonar una canción suya en algún rincón del planeta. Cualquiera de sus éxitos podía ser oído al mismo tiempo por unos chicos de Roma, de Hiroshima, de Johannesburgo o del Yukón. Muchachos de diferente cultura, nivel social y hasta creencias religiosas o políticas. La música de los Beatles fue la primera que unió a todos.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s